Toda persona física o moral que sea autorizado como tal por la Superintendencia de Seguros para que, en virtud de un contrato suscrito con un Asegurador o con un Agente General o con un Agente Local, o con un Corredor de Seguros, se dedique a gestionar solicitudes de Seguros de Personas exclusivamente para dicho Asegurador o Intermediario, mediando como única remuneración una comisión pactada.